Buenas ventas, no tantas como para marcar un nuevo récord, pero sí para superar expectativas. Samsung ha anunciado que ha colocado 10 millones de unidades del teléfono móvil inteligente Galaxy S7, que salió a la venta el pasado mes de marzo.

Esta cifras son similares a las cosechadas por la anterior versión, el Galaxy S6, que en su primer mes colocó también unos 10 millones de terminales, pero se quedan ligeramente por debajo de las ventas obtenidas por el modelo Galaxy S5, que en sus primeras semanas rebasó holgadamente la meta de 11 millones.

Con todo, los resultados son esperanzadores para la firma surcoreana, más teniendo en cuenta la situación de volatilidad y fragilidad en la que se encuentra el mercado global de «smartphones», que a partir de este año empezará a descender. Según las previsiones, la venta de dispositivos móviles inteligente crecerá al ritmo de un solo dígito en comparación con otras temporadas.

Samsung Electronics ha logrado entre enero y marzo un beneficio operativo de 6.6 billones de wones (5.019 millones de euros), lo que supone un avance interanual del 10.37%, informó este jueves la empresa. Este resultado se situó muy por encima de la estimación previa del gigante tecnológico surcoreano debido a las buenas ventas de su nuevo modelo insignia de «smartphone», el Galaxy S7, lanzado al mercado a comienzos del pasado marzo, según los analistas locales.

Samsung ha facturado unos ingresos por ventas en todo el mundo por valor de 49 billones de wones (32.310 millones de euros), dato que supone un avance en términos interanuales del 3.99%, según la empresa, que no incluyó el beneficio neto en esta estimación de sus resultados. La rama de telefonía móvil, uno de los principales negocios del grupo empresarial, ha sufrido no obstante un descenso de sus ventas en 2015 que situó a la división de chips semiconductores como su primera fuente de ingresos el pasado ejercicio.

Ésta última obtuvo un beneficio operativo de 12,7 billones de wones en (9.645 millones de euros) 2015, por encima de los 10.1 billones de wones (7.670 millones de euros) de la rama de telefonía. Los analistas también señalaron que los tipos de cambio favorable han tenido un impacto positivo en los resultados del consorcio surcoreano en el primer trimestre del año, especialmente en sus ramas de semiconductores y de dispositivos de imagen. Pese a todo, Samsung tiene previsto publicar sus resultados definitivos del primer trimestre del año a finales de mes.