Desde 2015, China ha gastado 24.000 millones de dólares más que EE.UU. en infraestructuras de tecnología 5G, según un estudio de la compañía Deloitte citado por Reuters. El país asiático ha construido 350.000 nuevas torres de telefonía móvil, frente a las 30.000 construidas en EE.UU. durante el mismo período. Los primeros países en adoptar la próxima generación de la comunicación inalámbrica obtendrán unos “beneficios desproporcionados”, ya que la tecnología 5G trae consigo una “era de potencial económico sin explotar”, señala el informe.